PRECIPICIO SIN SALIDA

Por:

Diana Carolina Restrepo Osorio

Era un lugar escalofriante, pero a su vez hermoso, no era una flora y fauna amazónica, pero si tenía gran cantidad de zonas verdes, no eran muchísimos arboles, pero si los suficientes para
Se dice que la caída dura tan solo tres segundos, lo cuenta un hombre viejo con problemas respiratorios y con ganas de ser invitado a una gaseosa pot contar a u grupo de estudiantes y un profesor la historia, la historia de un hotel totalmente destruido.
Muchos de los jóvenes eran, arriesgados, no temían acercarse a la orilla del abismo y observar; tampoco pusieron peros para tomarse una y otra foto junto a este paradisiaco fondo sin salida.
Caminando por la orilla de la carretera todos íbamos en una larga fila india y con precaución por el rápido paso de los carros y algunas motos. Era una bajada realmente “desagradable”, cubierta en su totalidad de un fango mal oliente, donde nos convertíamos en renacuajos saltarines sobre las piedras enterradas. Hermogenes, el profesor un señor de tez morena, ojos grandes y una barriga grande a causa del buen comer, poco ejercicio y otras razones, dejo ver su valentía después de que unos de mis compañeros marón la iniciativa de pasar por tal camino y ver que muy pocos quedábamos en la parte superior de aquel camino.
Fui la última persona en bajar, pero al llegar al destino fue sorprendente observar que Eder un y miles de desechos arrojados por una cercana industria que optaron por quitar el agua limpia para la energía de este lugar.
Ellos querían tener el cruel recuerdo de tomarse una foto junto a la virgen que, aquellos valientes o cobardes rezan antes de tirarse, sin embargo fueron pocos los que lo lograron. Era pestilente el olor en dicho lugar provoca nauseas y repudio con solo recordarlo. Al encontrarnos nuevamente todo el grupo regresamos al lugar de encuentro, allí negociamos y discutimos el costo de la entrada al hotel supuestamente abandonado, porque ahí habita el celador y su familia en un cuarto, o eso es lo que cuentan las personas que por curiosidad e intriga querían conocer espectros o fantasmas que les llaman que le dicen en tal lugar que fue uno de os sitios mas lujosos convirtiéndose en ruinas.
Carlos Salamanca, Martha, Yina, Laura Mosquera, Darwin, Liane, Felipe, Eder Hermógenes y yo no quisimos entrar allí por diferentes motivos o motivaciones, sacamos unos cuantos paquetes de bebimos unos sorbos de aniz para pasar algunos comentarios. Esperamos ansiosamente la llegada del resto del grupo, creímos que llegarían a contarnos extraordinarias historias, que habían capturado la imagen de algo extraordinario en un fotograma, pero no… fue frustrante saber que no ocurrió nada, después de conocer las historias de las personas que se suicidaban y quedaban sus almas en pena rondando por el hotel.
Saliendo a las nueve y media de la mañana en un pequeño bus y no con la mejor apariencia, tomamos el camino de regreso a las cuatro y cuarenta y cinco, ya muchos cansados con diferentes pensamientos e intensiones en la cabeza escuchando bachata, reggaetón, y salsa jugábamos unos con otros, se miraban unos a otros y no llego a saber que hicieron unos con otros.

Anuncios

Acerca de reportesycronos
Blog de reportajes y crónicas. Géneros Periodísticos 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: