UN SALTO DE VIDA MUERTA

Por:

Carlos Andrés Salamanca

Al arrojar su vara de oro al Tequendama y abrir las peñas para sacar el agua que inundaba a la sabana, Bochica el dios de los chibchas nunca se imaginó que aquella majestuosidad, remotos años después se convertiría en destino final de personas asfixiadas por la vida y en el refugio de Chulos hambrientos, que pacientemente esperarían por triturar todo lo que pudiesen encontrar a su paso.

Después de un apacible recorrido de más de 100km por la hermosa sabana de Bogotá, el olor a muerte nos da la bienvenida y nos impone su autoridad.

Al frente de nosotros sobre un abismo rocoso de forma circular que forma la cascada , con una altura de 157 metros , el Salto de Tequendama nos saludaba, o tal vez nos gritaba su inmenso dolor, con vientos incontrolables los cuales connotaban las vidas que por allí habían pasado sin huella alguna.

Adentrándonos en su corteza, con el olor a chorizo y rellena que contrastaba con el olor nauseabundo que destila de lo más profundo del salto, decidimos llegar hasta el punto donde muchas personas valiente o cobardemente emprenden el camino hasta el otro mundo.

Con el barro cubriendo nuestros zapatos, con la inestabilidad que el terreno producía, tal vez queriéndonos decir que lo dejáramos en paz, llegamos al punto de la virgen, con su cara totalmente sucia, con su manto cubierto de barro tal vez salpicada por el río Bogotá que aporta su afluente, en esta que alguna vez fue un atractivo turístico visitado por nobles personajes y turistas extranjeros que venían a deleitarse de una maravilla creada por los dioses, y que hoy está olvidada y totalmente desprotegida.

Una enorme piedra ubicada tal vez estratégicamente para aquellas personas que desean obtener un trampolín hacia la muerte, presenta sus lapidas de dolor las cuales son presentadas allí como muestra de nuestra desgracia humana “Tus problemas tienen solución , el señor Jesucristo te dice: Yo soy el camino la verdad y la vida” esta frase escrita en la piedra trata de alentar a aquellas personas aburridas con la vida y que creen que el único camino posible ante un problema es la muerte.

Esta recomendación no la siguió Jader Javier Figueroa, quien a sus 30 años y tal vez hartado de la vida decidió lanzarse al precipicio y terminar de una vez por todas con lo que le aturdía tanto, al ver esta lapida un frió incontrolable corre por mi ser, me detengo a pensar que tanto valor puede tener una persona al decidir acabar con todo, acabar con su vida, a su lapida la acompaña un mensaje que dice “Amigo tu no has muerto tu cuerpo descansa aquí, tu alma con el señor y tu corazón con nosotros” este es nuestro salto a la muerte.

Después de ver tanta inmundicia de la vida más que todo, al devolvernos al punto de encuentro algunos compañeros decidieron visitar el Hotel del Salto, aquel majestuoso Hotel de lujo construido en 1928, lo cual muestra el gran interés que representaba por entonces.

De aquel bello y concurrido lugar hoy en día solo quedan las historias que de aquel hotel se cuentan, en la que dicen habitan los fantasmas de las personas que se tiran del salto y los ancianos que por unas monedas inventan historias traídas de los cabellos, o tal vez historias hermosas que algún día desearon haber vivido.

Después de aquellos momentos extremos vividos, de aquella consternación profunda al ver tanta maravilla totalmente despedazada por las manos del inclemente hombre que día tras día impone su autoridad, y tal vez con un único objetivo que es el de acabar con todo lo que encuentre a su paso, tal vez por su mezquindad o falta de consciencia con el mundo que termina siendo el legado que dejamos a nuestras generaciones, Llegó el momento del regreso.

Con todos los relatos de los empiricos exploradores, emprendimos nuestro camino de regreso a Bogotá, unos compañeros durmiendo, otros hablando o cantando en grupo; la principal conclusión a la que todos terminamos llegando es que como dice aquel viejo y conocido refrán “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Anuncios

QUEBRADA LA VIEJA, UN VERDADERO OASIS EN BOGOTÁ

Por:

Carlos Andrés Salamanca

 

Se suponía que ese Sábado cálido veraniego sería teoría y más teoría, que Hermógenes quien es el  profesor que a mi parecer conoce más la labor periodística  en la universidad, llegaría a las nueve de la mañana a trabajar acerca de la Crónica. Efectivamente, a esa hora llegó con su habitual sonrisa que produce contagio y sus peculiares apuntes, exclamó !Nos vamos a hacer Crónica a la Quebrada la Vieja!

Fue allí donde comenzó  este Sábado soleado, que a lo mejor batisinaba la aventura que se nos vendría. Iniciamos el  recorrido por la carrera 17 con 63, hasta llegar a la carrera 7, unos alumnos hablando entre si, otros solitarios tal vez recordando lo bien que la pasaron la noche anterior o otros tal vez con la mente en blanco.

Al pasar de los minutos y cuando el hambre se hacia inclemente en nuestros estómagos, el profesor acertadamente decidió hacer una “parada técnica” en una  vieja caseta que se encontraba a la vuelta de Caracol Radio en la 67 con 7; y de esta forma unas deliciosas empanadas de arroz con pollo y una pony malta dieron el combustible necesario para seguir nuestro recorrido.

Después de media hora de camino a pie (con parada técnica y todo), atravesando enormes edificios, casas lujosas que guardan aún fachadas de la conquista y el enorme nivel adquisitivo que se denota en este sector, llegamos a la Clle 71 con Av. Circunvalar, y mágicamente de aquella urbe de ciudad que veníamos recorriendo nos encontramos con un silencio profundo, el ruido de los pájaros, el correr del agua, la majestuosidad de nuestra fauna y flora; estábamos por fin en la quebrada la vieja.

Realmente impresionado quedé, cuando adentrándonos en esta quebrada, que proviene de los cerros orientales de Bogotá,  con el barro que cubría nuestros zapatos y con lo inestable que podía llegar a ser caminar por este rustico lugar, veíamos  cuan limpio y hermoso lugar tenemos en nuestra ciudad, con sus aguas cristalinas de consumo humano, me surgió la pregunta de quién estaría detrás de esta obra maestra.

A lo alto de la quebrada nos encontramos con un personaje de esos  que ya casi no se ven, un verdadero protector de la naturaleza, por decirlo así un “Super Héroe” Pedro Ardila, oriundo de Ubaque. Guardabosques de esta hermosa reserva natural; este hombre quien lleva 10 años de su vida dedicándolos día tras día, recorriendo 3 horas diariamente para llegar a su lugar de trabajo, pero siempre con un inmenso amor por su labor ayuda a la conservación de esta área,  recoge las suciedades que algunos inadaptados arrojan a la quebrada, aunque con mucho pesar reconoce que la preservación de esta quebrada y los cuidados que se tienen con esta, de poco o nada sirve, ya que según este humilde trabajador el agua de esta quebrada va a desembocar a las alcantarillas de aguas negras.

Según nos contó el Sr Pedro Ardila, el trabajo de recuperación de este parque no ha sido fácil, desde el año 1984 cuando por iniciativa de Josefina Castro, los vecinos de este sector comenzaron  por sus propios medios a a limpiar y recoger las basuras con sus propias manos. Tiempo después golpearon a las puertas de organismos como el Acueducto de Bogotano, quién los apoyó realizando el cierre de los vertederos de aguas negras que desembocan en el afluente.

Las rejas que dividían estos sectores  fueron reemplazadas por un camino que conecta a la quebrada con la montaña y que cualquiera puede disfrutar, “es un privilegio poder estar  en dos minutos totalmente fuera de la ciudad” según afirma Pedro, quien todos los días recorre este verdadero paraíso, este pensamiento resume el sentir de un grupo de amigos de la montaña que madrugan diariamente a ejercitarse, respirar aire puro, meditar y así bajar con ideas claras antes de irse a trabajar.

Finalmente esta maravilla natural es posible visitarlas de Lunes a Domingo en el horario de 6 am a 10 am y de esta forma constatar por si mismos que Colombia es uno de los países más biodiversos del mundo.

Santos, en los ojos del mundo

Por:

Carlos Andrés Salamanca

Con hermetismo, la prensa internacional destacó en sus publicaciones dominicales la posesión  del presidente Colombiano Juan Manuel Santos.

Bastante interés mostraron los diarios informativos en cuanto al discurso  ofrecido  por el presidente electo y por las consecuencias que estas pudieran desencadenar por parte de sus vecinos.

“La palabra guerra no está en mi diccionario cuando pienso en las relaciones de Colombia con sus vecinos”, así abrió su portada El Universal de Venezuela  con la declaración de Juan Manuel Santos  en la que recalcó su interés de normalizar relaciones con Venezuela y Ecuador.

De inmediato, estas declaraciones causaron distensión en Ecuador y Venezuela, estas últimas rotas definitivamente por Caracas tras la denuncia de Bogotá sobre presencia guerrillera en  ese país. De igual forma el día domingo después de reunirse los cancilleres de Venezuela y Colombia, acordaron una cita para el día martes en Bogotá, entre los presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, a lo que se  ve con bastante optimismo por parte de la prensa internacional. Por otra parte, la prensa de Ecuador destacó que el presidente Rafael Correa hubiera asistido a la posesión de su homologo colombiano a lo que según afirmo el ministro de defensa ecuatoriano Javier Ponce: “La presencia de Correa busca quemar las últimas etapas para restablecer las relaciones bilaterales”.

Por su lado, El País de Uruguay, enfatizó su titular  en la alta popularidad obtenida por el presidente electo quién  con un 76% de popularidad, logro la mayor cifra hasta el momento registrada  en elecciones presidenciales efectuadas en  Colombia; y aseveraron que el reto que tiene Santos como sucesor de Uribe deberá consolidar su estrategia de seguridad.

Otro diario internacional que brindo parte de su portada a la posesión presidencial en Colombia fue El Mundo de España, quien se enfocó en resaltar las promesas hechas por Santos en su intervención en las cuales dijo que elaboraría reformas sociales que redujeran el desempleo del 12% y la pobreza en la que viven casi la mitad de los 44 millones de habitantes. Finalmente el diario Británico BBC de Londres, abrió su diario dominical  indicando y resaltando las delegaciones asistentes al evento que fueron más de 100, entre ellas la delegación de Ecuador encabezado por Rafael Correa y el canciller Venezolano Nicolás Maduro, con quienes en días pasados mantenían relaciones poco amigables.